HORIZONTE CIUDADANO
Defendamos la justicia y la dignidad humana
Rosa Esther Beltrán Eníquez

Saltillo.- El pasado 10 de diciembre conmemoramos el 69 aniversario de la promulgación de los derechos humanos (DH); por estas páginas pasaron evaluaciones y posturas acerca de su importancia y su vigencia en el mundo y en Coahuila.
   Rainer Huhle, miembro del Centro de Derechos Humanos de Nuremberg escribió un espléndido artículo sobre la importancia de estos atributos que se han difundido en gran medida gracias a los defensores que deben de ser defendidos porque su labor es insustituible y generadora de conciencia.
   Desde mi punto de vista, en México la conmemoración fue un tanto desangelada, en general los medios de comunicación nacionales le prestaron poca atención al aniversario.
   Aún en las organizaciones sociales muy pocas se pronunciaron y hasta las Comisiones estatales (que algunas para poco sirven) y aún la Nacional guardaron silencio, en cambio, en Estados Unidos y Europa las organizaciones y los medios de comunicación destacaron la relevancia de la promulgación de los DH.
   Las organizaciones civiles internacionales defensoras de DH denunciaron que el mundo va en retroceso ante el auge de los conflictos armados, los regímenes políticos autoritarios, de las leyes discriminatorias y las consecuencias de los desastres naturales.
   Por ejemplo en Oaxaca 400 escuelas afectadas por los sismos, siguen sin funcionar y los niños sin clases, esto hace que el cumplimiento y hasta la difusión de los DH se vean seriamente mermados, por lo que las ONGs instan a la sociedad para que se movilice y exijan su observancia.
   Amnistía Internacional (AI), a través de su director en España hizo un balance sobre la situación de los DH en su país y en el mundo y llamó a la movilización contra las violaciones y abusos por parte de los Estados porque más que nunca dijo, es necesario defenderlos, aunque ello implica un riesgo enorme, aseguró.
   Enfatizó la situación de indefensión de los millones de refugiados a quienes los gobiernos se niegan a recibir, a pesar de que firmaron ese compromiso, entre ellos figuran Polonia, Hungría, Italia y Grecia, España misma, sólo ha admitido a 2 500 refugiados cuando había ofrecido 17 mil plazas para ellos.
   AI destaca la violencia contra las mujeres y las niñas, que “sigue siendo constante y extendida en todo el mundo, y se aborda inadecuadamente por parte de los Estados”, sobre todo la violencia sexual, una situación a la que se han sumado nuevas formas de abuso a través de las redes sociales y en México y Coahuila este es un problema horrendo que se incrementa y es poco atendido e incluso invisible para las autoridades.
   En Chiapas más de 5 mil indígenas tzotziles desplazados en Chalchihuitán y Chenalhó, viven una crisis humanitaria marcada por la violencia armada, alertó el Movimiento Sueco por la Reconciliación y en 18 organizaciones sociales los grupos armados mantienen un clima de terror que obligó a los indígenas a abandonar sus hogares y cultivos provocando una crisis alimentaria en dos municipios con altos niveles de pobreza.
   En México y en Coahuila está presente el problema de los migrantes y por si fuera poco aquí las masacres muy conocidas, la de Allende, la de Piedras Negras, las fosas clandestinas que según la Fiscalía General del Estado suman 87 de las que el mayor número está en La Laguna (VANGUARDIA, 14,12, 17), aquí los derechos humanos no existen.
   Lo que está presente es la inseguridad y la impunidad, lo cual impide el avance y la consolidación de los DH por lo que urge reflexionar en los ámbitos político y social sobre la asignatura pendiente que éstos representan, así como impulsar una cultura de la legalidad.
   La Declaración de los DH expone valores universales y un ideal común para todos los pueblos y naciones, además, establece que todas las personas tienen la misma dignidad , pero aún queda mucho camino por recorrer para que las promesas que encierra se cumplan plenamente, el hecho de que haya perdurado en el tiempo es prueba inequívoca de su universalidad.